Vodka Kasztelanska


La destilería Polmos Józefów es la única en Polonia que produce vodka añejo, envejecido 25 años en barricas de roble, todo un lujo para el paladar de los gourmets de este destilado, el más consumido del mundo.
La mayoría de los vodka son de color transparente, como sucede con el espirituoso joven, aunque este añejo tiene una tonalidad dorada a causa de la madera, lo que le da un aspecto ennoblecido y un sabor “muy especial y único”, como subraya el presidente de Polmos Józefów, Waldemar Lewandowski.
A diferencia del vodka convencional, esta rareza, que aquí han bautizado como “Vodka Kasztelanska”, se produce empleando alcohol de cereal no rectificado y agua purificada, “nada más”, precisa Lewandowski, que dirige esta empresa cercana a Varsovia, fundada en 1866.
“El vodka corriente se produce a partir de etanol de grano de unos 80 grados, que se compra a los agricultores locales para ser posteriormente depurado y rectificado -para eliminar toxinas-, convirtiéndose en un alcohol limpio con entre 90 y 96 grados, que luego se mezcla con agua purificada y eventualmente con otros ingredientes”, explica.
El resultado es un producto incoloro y sin olores, con una graduación alcohólica que se sitúa en Polonia en torno a los 40 grados, aunque en otros países productores puede ir desde los 32 hasta los 45 grados.
Un espirituoso simple que, sin embargo, se ha extendido con éxito por todo el mundo, aunque su origen no está todavía muy claro y la mayoría de expertos lo sitúan en Rusia, con testimonios escritos que testimonian su producción en el Este de Europa desde la Edad Media.
Polmos Jósefów produce anualmente diez millones de litros de vodka convencional y unos 3.000 litros de esta variedad envejecida, lo que lo convierte en un producto exclusivo
” Actualmente ya exportamos vodka a Gran Bretaña, Alemania y Estados Unidos” y pronto lo harán a España, según el responsable de exportaciones de Polmos Józefów, Katarzyna Jaskiewicz.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...